sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº1956

Nacional | 26 mar 2024

ingresos

Nueva fórmula jubilatoria: su impacto

Comprendido así, la determinación en materia de compensación (del 12,2%) correspondiente a enero, un mes donde la inflación fue del 20,6%, implica una perdida real de 8,4 puntos -pérdida que queda perpetuada por la fórmula-.


Tal como se tomó conocimiento público en las últimas horas de la jornada de ayer lunes, las jubilaciones y prestaciones previsionales similares aumentarán 27,5% en abril a partir de la publicación del decreto que oficializó la nueva fórmula de actualización. El índice de esta quedaría ligado a la inflación, lo que implicaría una imposibilidad de crecimiento del poder adquisitivo de estos ingresos.

 

Desde el Ministerio de Economía confirmaron que las jubilaciones en abril aumentarán un 13,2% (inflación de febrero), más un tramo compensatorio del 12,2% y un bono de $ 70.000, lo que resulta en un haber mínimo de unos $ 238.997. Economía también confirmó que modificará el decreto que establece el bono de $ 70.000 para jubilaciones de hasta $ 204.445. Esto es porque la actualización del haber mínimo a $ 172.000 hacía que el bono fuera de casi $ 33.000.

 

Comprendido así, la determinación en materia de compensación (del 12,2%) correspondiente a enero, un mes donde la inflación fue del 20,6%, implica una perdida real de 8,4 puntos -pérdida que queda perpetuada por la fórmula-.

 

Para mayo también habrá una actualización automática con el resultado que arroje el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de marzo. Sin embargo, la norma fue redactada con la obligación legal de mantener la fórmula de movilidad jubilatoria vigente hasta el 1 de julio. En consecuencia, se abonará bajo la forma de "pago a cuenta", dado que ese porcentaje deberá calcularse en base a la ley aún vigente, que es trimestral.

 

La ley actual fija los aumentos por medio de la cifra que se desprenda de la suma de los salarios formales y la recaudación estimada en el trimestre previo a ejecutar el incremento. En este caso, se tomaría la evolución de lo sucedido en enero, febrero y marzo, meses signados por una brusca recesión.

 

Dado que en julio ya queda derogada la ley actual, se comienza con el cálculo directo de la inflación de mayo. En junio, se aumenta por inflación de abril, pero atado a las comparaciones con la fórmula de movilidad anterior. La base de actualización no incluye el bono. Por ende, si con la ley actual, el trimestre diera un aumento del 16% y la inflación fuese del 20%, los jubilados cobrarían los cuatro puntos adicionales.

 

También quedará en forma discrecional a cargo del Poder Ejecutivo el monto de los bonos, que en caso de no actualizarse favorecerán la licuación de los haberes jubilatorios. El ajuste por inflación genera que no exista ningún mecanismo para que los haberes jubilatorios recuperen el poder adquisitivo perdido.

 

Así, la ingeniería previsional del actual gobierno congelaría el poder adquisitivo de loa beneficiarios de erogaciones jubilatorias, perpetuando una caída de ingresos interanual del 32.5%.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias