sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº1956

Nacional | 25 mar 2024

Industria

Apertura de Importaciones en Argentina: como afecta a las economías regionales y al sector del empleo

Una medida que afecta drásticamente las economías regionales que son las generadoras del 50% de empleo en el sector agroindustrial.


El Gobierno argentino ha tomado una decisión que ha sacudido los cimientos de la industria nacional: la apertura indiscriminada de importaciones de alimentos y medicamentos. Esta medida, que busca "mejorar la competencia y apuntalar la baja de la inflación", según fuentes oficiales, ha generado una ola de críticas por parte de productores y expertos económicos.*

 

La política, que incluye una reducción en los plazos de pago de importaciones y la suspensión temporal de ciertos impuestos, ha sido tildada de contradictoria y perjudicial para el entramado productivo local. Gastón Borsini, presidente de la Confederación General de la Producción (CGP), expresó su preocupación, señalando que la medida no favorece la inflación ni los precios, sino que responde a intereses de grandes cadenas comerciales y a una necesidad de fuga de divisas.

 

Las economías regionales, que representan el 50% de los empleos en el sector agroindustrial y son clave en la cadena de valor agregado, ven amenazada su participación en el mercado tanto interno como externo. En los últimos años, su aporte en las exportaciones totales ha disminuido, lo que indica un espacio potencial para el crecimiento que podría verse afectado por la reciente política gubernamental.

 

Dentro de las economías regionales se puede observar el rol protagónico que adquiere el sector pesca, que concentra el 15,7 por ciento de la participación en términos de valor seguida por lácteos y cebada, con un 13,6 y 10,4 por ciento de participación, respectivamente. Este último sector, además, concentra el 32 por ciento del tonelaje de exportación, seguido por maní que da cuenta del 6,5 por ciento en cantidades, mientras que aporta el 8,9 por ciento en términos de valor. El problema no está en la producción sino en la intermediación. Según el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) elaborado por el sector de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en febrero los precios de los agroalimentos se multiplicaron por 3,4 veces del campo (origen) a la góndola (destino). Es decir, el consumidor pagó 3,4 pesos por cada 1 pesos que recibió el productor.

 

La CGP y otros sectores implicados en la producción y comercialización han manifestado un profundo rechazo a la apertura de importaciones, argumentando que daña la producción nacional y contradice la lógica capitalista promovida por el presidente. La situación plantea un desafío significativo para el Gobierno, que no busca equilibrar la necesidad de competencia con la protección de la industria local y los puestos de trabajo que esta sustenta.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias