sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº1956

Nacional | 21 feb 2024

Jubilados

ANSES: el aumento de marzo no alcanza para compensar la inflación y los jubilados pierden poder adquisitivo

Según el INDEC la inflación acumulada en 2023 fue del 48,8%, mientras que la proyectada para el primer trimestre de 2024 ronda el 12%. Esto significa que el aumento de marzo no solo no recupera lo perdido en el año anterior, sino que tampoco cubre la suba de precios del período actual. Esto agrava el deterioro del poder adquisitivo de los ingresos de los jubilados y pensionados.


Por: Lautaro A. Hermosilla V.

La Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) anunció que la fórmula de movilidad previsional arrojó un índice del 27,18% para marzo, lo que implica un aumento de las prestaciones significativamente por debajo de la inflación y, por ende, agrava el deterioro del poder adquisitivo de los ingresos de los jubilados y pensionados.

 

Según el último informe del INDEC, la inflación acumulada en 2023 fue del 48,8%, mientras que la proyectada para el primer trimestre de 2024 ronda el 12%. Esto significa que el aumento de marzo no solo no recupera lo perdido en el año anterior, sino que tampoco cubre la suba de precios del período actual.

 

Con el incremento del 27,18%, el haber bruto mínimo se elevará de $105.713 a $134.446, mientras que el haber bruto máximo pasará de $711.346 a $904.690. Según lo establecido por ley, todos los haberes del sistema general de la Anses aumentan en el mismo porcentaje, independientemente de su monto. Por lo tanto, aquellos que perciben, por ejemplo, $200.000, verán un incremento a $254.360.

 

Sin embargo, estos montos no reflejan el ingreso real de los jubilados y pensionados, ya que están sujetos a descuentos por impuestos y aportes. Además, muchos de ellos reciben bonos adicionales que el Gobierno otorga de manera discrecional y temporal, con el objetivo de "proteger el poder de compra" de los adultos mayores.

 

En diciembre, enero y febrero, aquellos con la jubilación mínima recibieron un bono de $55.000, lo que representó un notable 34% de su ingreso total de $160.713. Para aquellos con haberes inferiores a esta cifra, se otorgó un bono para alcanzarla; por ejemplo, aquellos con un ingreso mensual de $140.000 recibieron $20.713 adicionales.

 

Si no se implementa ningún bono en marzo, los jubilados con el mínimo, que actualmente reciben $157.542 en mano, pasarían a percibir netos $130.413, lo que significa una disminución de $27.129. Esto implica una caída del 17,2% en su poder adquisitivo, que se suma a la pérdida acumulada en 2023, que fue del 24,5%.

 

Desde septiembre de 2022, el pago de bonos fue una medida continua que el Gobierno adoptó ante la insuficiencia de la fórmula de movilidad vigente desde 2021, aprobada por el Congreso durante el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Esta fórmula combina en un 50% la evolución de los salarios y en otro 50% la recaudación tributaria de la Anses, con un rezago de seis meses.

 

Esta fórmula, que reemplazó a la que regía durante el gobierno de Mauricio Macri, que se basaba en un 70% en la inflación y en un 30% en la variación salarial, fue presentada como una forma de garantizar la sustentabilidad del sistema previsional y mejorar el poder adquisitivo de los jubilados y pensionados.

 

Sin embargo, los resultados muestran que la fórmula actual no logra cumplir con esos objetivos, ya que los haberes quedan rezagados frente a la inflación y dependen de la discrecionalidad del Gobierno para recibir bonos que no se incorporan a la base de cálculo.

 

Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), solo en 2023, los ingresos experimentaron una disminución en su poder adquisitivo que oscila entre el 14,2% y el 37,4%. Estas disparidades se explican por el tratamiento desigual, ya que, frente a la alta inflación, los bonos se otorgaron a algunos y no a todos.

 

Durante los últimos 12 meses hasta enero pasado, la caída en el valor real de los ingresos alcanzó entre el 24,5% y el 44,3%, según el mismo informe. En este segundo mes del año, la pérdida de capacidad de compra continúa acumulándose, y se espera que se profundice en marzo, si no hay una recomposición de los haberes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias