sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº1956

Nacional | 17 feb 2024

Ambiente

Incendios forestales afectaron casi 60 mil hectáreas de áreas protegidas en Argentina durante 2023

Los incendios forestales son uno de los principales problemas ambientales que enfrenta Argentina. Durante el año 2023, casi 60 mil hectáreas de zonas protegidas en distintas provincias fueron afectadas por el fuego, según un informe publicado por la APN.


Según un informe de la Administración de Parques Nacionales (APN), el año pasado se registraron 88 incendios en 13 áreas de conservación, con una superficie total de 57.480 hectáreas afectadas. La región NEA fue la más perjudicada, seguida por la Patagonia. El fuego tiene un rol ecológico en algunos ecosistemas, pero también puede ser causado por factores humanos.

 

Los incendios forestales son uno de los principales problemas ambientales que enfrenta Argentina. Durante el año 2023, casi 60 mil hectáreas de zonas protegidas en distintas provincias fueron afectadas por el fuego, según un informe publicado por la APN.

 

El organismo señaló que se registraron 88 incendios en 13 áreas de conservación bajo su jurisdicción, que abarcan desde el norte hasta el sur del país. La superficie total afectada fue de 57.480 hectáreas, lo que equivale a más de la mitad de la ciudad de Buenos Aires.

 

La región más afectada fue la NEA (Noreste Argentino), donde se produjeron 40 incendios que quemaron 32.500 hectáreas, principalmente en los Parques Nacionales Iguazú, Mburucuyá y El Palmar. Le siguió la Patagonia, con 23 incendios que afectaron 22.500 hectáreas, sobre todo en los Parques Nacionales Los Alerces, Nahuel Huapi y Lanín. La región Centro tuvo 19 incendios que dañaron 2.000 hectáreas, mientras que el NOA (Noroeste Argentino) tuvo 6 incendios que consumieron 480 hectáreas.

 

El informe de la APN, elaborado por el subprograma Ecología del Fuego de la Dirección de Lucha Contra Incendios Forestales y Emergencias (DLIFyE), explicó que el estudio del régimen del fuego es fundamental para caracterizar su recurrencia y función en cada ambiente, y así determinar su manejo y aplicación como herramienta, como es el caso de las quemas prescriptas, que buscan reducir el riesgo de incendios y favorecer la biodiversidad.

 

Los técnicos de la DLIFyE indicaron que los incendios se originan por causas naturales o antrópicas, pudiendo en el segundo caso ser accidentales o intencionales. Asimismo, destacaron el rol ecológico que cumple el fuego en varias de las áreas protegidas, como parte de la dinámica de sus ecosistemas. Sin embargo, también advirtieron que en los últimos años se ha observado una mayor recurrencia de eventos de fuego, con mayor frecuencia, intensidad y en temporadas no habituales para cada región.

 

Por su parte, el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) de la Subsecretaría de Ambiente de la Nación presentó esta semana su último Informe Nacional sobre "Peligro de Incendios de Vegetación", en el que alertó que durante el trimestre febrero-marzo-abril las condiciones más críticas se mantendrían sobre la región Patagonia, especialmente sobre el oeste y noroeste de la misma. Así, recomendó mantener el monitoreo sobre el noreste patagónico, junto al sur de La Pampa, de Mendoza y sur de Buenos Aires, donde es probable que situaciones climáticas favorezcan la ocurrencia y propagación de incendios.

 

Los incendios forestales son una amenaza para la conservación de la naturaleza y la vida de las personas. Por eso, es importante tomar medidas de prevención, control y mitigación, así como concientizar a la población sobre el cuidado del ambiente y el respeto a las normas vigentes.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias