jueves 29 de febrero de 2024 - Edición Nº1912

Nacional | 13 feb 2024

Siguen en baja los bonos argentinos en Wall Street por la incertidumbre política

Los bonos soberanos en dólares de Argentina sufrieron una fuerte baja este lunes en el mercado de Nueva York, ante el clima de desconfianza que generó el rechazo del Congreso a una ley clave para el gobierno de Javier Milei, que busca implementar un plan de reformas económicas y fiscales.


El riesgo país, que mide el diferencial de rendimiento entre los bonos argentinos y los del Tesoro de Estados Unidos, se disparó hasta los 2.000 puntos básicos, el nivel más alto desde octubre de 2020, cuando el país salió del default tras reestructurar su deuda externa.

 

Los inversores mostraron su escepticismo sobre la capacidad del gobierno de Milei, que asumió en diciembre con el 56% de los votos, de llevar adelante su agenda de cambios, que incluye una reducción del gasto público, una reforma tributaria, una flexibilización laboral y una apertura comercial.

 

El proyecto de ley ómnibus, que contenía varias de estas medidas, fue rechazado la semana pasada por la oposición y por algunos legisladores oficialistas, que cuestionaron el alcance y la velocidad de las reformas propuestas por el Ejecutivo.

 

El vocero presidencial, Manuel Adorni, lamentó la falta de colaboración del Congreso y dijo que el gobierno evaluará qué camino tomar, sin descartar el uso de herramientas constitucionales, como los decretos de necesidad y urgencia.

 

El analista financiero Salvador Di Stefano dijo que el fracaso de la ley dejó un "sabor amargo" a los inversores que tenían comprado bonos soberanos en dólares y acciones, y que ahora esperan que el mercado se reacomode para ver qué estrategia seguir.

 

El ministro de Economía, Luis Caputo, aseguró que la no aprobación de la ley no afecta el programa económico del gobierno, que busca estabilizar las cuentas fiscales y reducir el déficit primario al 3,5% del PIB este año.

 

El Banco Central (BCRA) mantuvo su política de "crawling peg" del 2% mensual para el tipo de cambio oficial, que cerró en 23,50 pesos por dólar, mientras que el dólar paralelo o "blue" se cotizó en 28 pesos, lo que implica una brecha del 19%.

 

Los analistas estiman que la devaluación controlada del peso induce a un fuerte atraso cambiario, dado que la inflación interanual supera el 40% y se espera que en enero se ubique entre el 20 y el 25%, por el impacto de los aumentos de tarifas y combustibles.

 

Los controles cambiarios vigentes desde septiembre de 2019 limitan la compra de divisas para ahorro y para el pago de importaciones, y obligan a los exportadores a liquidar sus ingresos en el mercado local.

 

El BCRA aprovechó el ingreso de divisas del sector agroexportador, que liquidó unos 2.000 millones de dólares en enero, para incrementar sus reservas internacionales, que alcanzaron los 45.000 millones de dólares.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias