jueves 29 de febrero de 2024 - Edición Nº1912

Nacional | 9 feb 2024

Política

El plan de ajuste de Milei y Caputo: recorte a las provincias, impuestazo y congelamiento de salarios

El ajuste desmedido a costa del bienestar social. Está claro que el gobierno nacional buscará llegar al déficit cero y para eso se las verán con los gobernadores, los sindicatos, los usuarios de servicios públicos, los beneficiarios de planes sociales y los empleados estatales.


Por: Lautaro A. Hermosilla V.

El gobierno libertario busca llegar al déficit cero sin la ley ómnibus que fue rechazada por el Congreso. Los principales afectados serán los gobernadores, los sindicatos, los usuarios de servicios públicos, los beneficiarios de planes sociales y los empleados estatales.

 

El presidente Javier Milei y el ministro de Economía Luis Caputo preparan un feroz plan de ajuste para cumplir con la meta de déficit cero que se comprometieron con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El plan consta de seis ejes que apuntan a reducir el gasto público y aumentar la recaudación, a pesar del rechazo del Congreso a la ley ómnibus que contenía parte de las medidas.

 

El primer eje del plan es el bloqueo de las transferencias a las provincias y las obras sociales, un misil a los gobernadores y sindicatos que dependen de esos fondos para financiar sus gastos. Según fuentes oficiales, en enero se bajaron las transferencias no automáticas en un 98%, lo que implica un ahorro de unos 200 mil millones de pesos para el Tesoro nacional.

 

El segundo eje es la suba del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), que ya fue descongelado la semana pasada por el Gobierno y se dispuso una actualización gradual. Pero la idea ahora sería un salto brusco con el que esperan recaudar cerca de un punto del PBI, con el consecuente aumento de las naftas que impactará en la inflación y el transporte.

 

Caputo también analiza aplicarle el Impuesto PAIS al bono para importadores, el Bopreal, una medida más que polémica para el mercado que busca desalentar las compras al exterior y generar un ingreso extra para el fisco. El impuesto, que actualmente es del 30%, podría subir al 50% o más, según trascendió.

 

El cuarto eje del plan de Caputo es la eliminación de los subsidios de todos los servicios públicos para los usuarios residenciales de altos ingresos, comercios, industrias y entidades civiles. En rigor es algo que el Gobierno ya empezó a hacer pero el nuevo escenario llevaría a una aceleración de la quita, que podría llegar al 100% en algunos casos. Esto se traduciría en fuertes aumentos de las tarifas de luz, gas, agua y transporte.

 

El quinto eje es la eliminación del sistema de actualización de los planes sociales, que están atados al Salario Mínimo Vital y Móvil. En los hechos esto implica congelar el monto de los planes, que actualmente ronda los 12 mil pesos mensuales, y que no se ajustará por la inflación ni por la evolución del salario mínimo. Esta medida afectará a unos 4 millones de personas que reciben algún tipo de asistencia del Estado.

 

Finalmente, el sexto eje es el más duro y polémico: el Gobierno analiza pedirle a la secretaría de Trabajo que elimine todos los ítems no remunerativos que conforman el sueldo de los trabajadores estatales, lo que podría implicar una feroz quita salarial para miles de personas ya que la mayoría de los haberes están conformados por esas sumas. Se estima que el recorte podría ser de entre el 20% y el 40% del salario bruto, según el caso.

 

El plan de ajuste de Milei y Caputo tiene como objetivo llegar al equilibrio fiscal en 2024, una condición exigida por el FMI para renegociar la deuda que el país tiene con el organismo. Sin embargo, el plan también tiene un alto costo social y político, ya que generará más inflación, pobreza, desempleo y conflictividad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias