domingo 25 de febrero de 2024 - Edición Nº1908

Nacional | 5 feb 2024

Gremiales

La CGT evalúa un nuevo paro general contra el ajuste de Milei

Esta semana se reunirán para definir la postura y posición general del sindicato a la medidas que esperan tomar contra el gobierno nacional


Por: Lautaro A. Hermosilla V.

La central obrera se reunirá esta semana para definir los pasos a seguir ante el avance del proyecto de la Ley Ómnibus en el Congreso. El diputado y sindicalista Mario Manrique confirmó que se analiza la posibilidad de una huelga nacional con movilización.

 

La Confederación General del Trabajo (CGT) se encuentra en estado de alerta y movilización ante el escenario político y económico que atraviesa el país. Luego de la aprobación en general del proyecto de la Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados, que contempla una serie de medidas de ajuste impulsadas por el gobierno de Javier Milei, la conducción de la central obrera se reunirá esta semana para discutir la continuidad del plan de lucha.

 

Así lo adelantó el diputado nacional y secretario adjunto del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Mario Manrique, quien será parte de la reunión. En diálogo con este medio, Manrique contó que en el encuentro se debatirán los pasos de la CGT y confirmó que se contempla la posibilidad de realizar un nuevo paro general como el del 24 de enero.

 

"Analizaremos si amerita realizar una huelga general por 24 horas con movilización. La decisión de resistir ya está tomada y así va a ser. Debemos ser inteligentes y saber cómo y cuándo. Que la gente se quede tranquila que la CGT, las dos CTA y los movimientos sociales no van a permitir que el Gobierno siga adelante de esta forma", expresó Manrique.

 

De esta manera, el referente de Smata ratificó las palabras del secretario general de adjunto de Camioneros y cosecretario de la CGT, Pablo Moyano, quién días atrás había señalado que los sindicatos están contemplando un nuevo paro. "Puede haber un paro y movilizaciones. No le voy a poner fecha ahora, pero si avanzan en contra del pueblo argentino, sobre los derechos laborales, las fuentes de trabajo y bajan los salarios, no me voy a quedar de brazos cruzados. No se descarta nada", aseguró el referente de Camionero durante una entrevista radial en El Destape.

 

La CGT viene de protagonizar una masiva jornada de protesta el pasado 24 de enero, cuando realizó un paro general de 24 horas con movilizaciones en todo el país, en rechazo al megapaquete de medidas del gobierno libertario. Entre ellas, se destacan la reforma laboral, la reforma tributaria, la eliminación de subsidios, el aumento de tarifas y la flexibilización del mercado cambiario.

 

La medida de fuerza contó con el apoyo de las dos Centrales de los Trabajadores Argentinos (CTA), los movimientos sociales, las organizaciones de derechos humanos, los partidos de la oposición y diversos sectores de la sociedad civil. 

 

Sin embargo, la protesta también fue blanco de la represión de las fuerzas de seguridad, que durante tres días consecutivos atacaron con gases lacrimógenos, balas de goma y palos a los manifestantes que se concentraron en la plaza del Congreso en rechazo del proyecto oficialista. Entre los heridos, se encontraba el propio Manrique, quien recibió un golpe en la cabeza de un gendarme cuando intentaba mediar entre los uniformados y los ciudadanos.

 

El proyecto de la Ley Ómnibus, que consta de más de 400 artículos, fue aprobado en general el pasado jueves por 144 votos a favor, 109 en contra. Sin embargo, aún resta el tratamiento artículo por artículo, que se prevé que se extienda por varias semanas, debido a la complejidad y la polémica que genera la iniciativa.

 

Desde la CGT, advirtieron que el proyecto representa un "atropello" a los derechos de los trabajadores y los jubilados, y una "entrega" de la soberanía nacional a los intereses de los organismos financieros internacionales. Asimismo, denunciaron que el gobierno de Milei busca imponer un modelo económico "neoliberal y antipopular", que solo beneficia a los sectores más concentrados de la economía.

 

Por su parte, el gobierno defendió el proyecto como una herramienta para "ordenar" las cuentas públicas, "modernizar" el marco regulatorio y "atraer" inversiones. Además, acusó a la oposición y a los sindicatos de "obstruir" el desarrollo del país y de generar violencia y caos. El presidente Milei, en particular, se mostró desafiante y afirmó que no dará "ni un paso atrás" en su plan de reformas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias