viernes 03 de febrero de 2023 - Edición Nº1521

Regional | 16 ene 2023

Río Negro

El oficialismo suma en sus listas a dirigentes de la UCR y divide las aguas en el macrismo

La división del PRO con el el radicalismo se viene tornando hace tiempo y una alianza política refuerza el armado en Juntos Somos Río Negro.


Alberto Weretilneck, candidato a Gobernador de la provincia de Río Negro por Juntos Somos Río Negro, este fin de semana ratificó el acercamiento de dirigentes de la UCR regional, donde se distancia del PRO que hoy comanda otro de los candidatos a la gobernación, el ex intedente de Cipolletti, Anibal Tortoriello. Esta señal política evidencia una vez más la fisura que existe a nivel nacional dentro de Juntos por el Cambio y que en las provincias de la Patagonia ya es palpable. 

 

Las tensiones al interior de Juntos por el Cambio se trasladan a las provincias, donde la alianza UCR-PRO negocia para mantener la unidad en cada distrito y presentar un candidato a gobernador en conjunto. Sin embargo, en las provincias la pelota corre para otro lado y ahora en tres provincias evidencian que la sociedad está en crisis y es el caso en Río Negro, Neuquén y Chubut. 

 

En abril, la Provincia rionegrina abrirá el calendario electoral en este 2023 y a poco tiempo de que sucedan los comicios, la UCR avanza en un acuerdo formal con el oficialismo de Juntos Somos Río Negro, que aún resta formalizar algunos detalles al igual que distintos dirigentes peronistas que se sumarán al partido provincial. 

 

En una reunión que sucedió este viernes, se oroginó un encuentro en General Roca entre el exgobernador Alberto Weretilneck, candidato a retornar a la gobernación para suceder a Arabela Carreras, el candidato a vice y actual intendente de Viedma, Pedro Pesatti, el legislador Facundo Lopez y referentes del radicalismo. Si bien resta ponerle firma al acuerdo, todo indica que la UCR caminará de la mano con JSRN, al igual que algunos sectores del resquebrajado PJ provincial.

 

A tan solo 13 semanas del llamado a las urnas, el oficialismo rionegrino asoma cómodo favorito para volver a ganar las elecciones, pero que de igual manera Weretilneck busca robustecer el provincialismo dejando de lado las divisiones nacionales. Pero al igual que en Buenos Aires, la grieta se evidencia cada vez más en el JxC provincial y también en todo el arco peronista que hoy ni sello partidario tiene, donde días atrás se suspendieron las internas partidarias y dirigentes pidieron la intervención del PJ de Río Negro.

 

Por otro lado, Neuquén también vota el 16 de abril y las rupturas dentro del macrismo también son palpables y las posibilidades de que se mantenga la grieta crecen. Mauricio Macri apoya la candidatura de Rolando Figueroa, un exMPN que se apartó del partido para pelear contra el candidato del mandatario Omar Gutiérrez y los Sapag: el actual vice Marcos Koopmann, pero eso provoco un desencanto dentro del PRO y la UCR por lo que las aguas están divididas.

 

En el radicalismo neuquino, el candidato a gobernador Pablo Cervi no contaba con aval de Juan Peláez, quien terminó renunciando como presidente de la UCR local y podría enlazar un armado por fuera yendose de Juntos por el Cambio. 

 

Por último en Chubut, la eliminación de las PASO abrió un nuevo frente en la puja PRO - UCR para definir candidaturas y los radicales apelan al peso de la estructura y el PRO a la figura más fuerte. Si bien los radicales, que postulan al intendente de Rawson, Damián Biss, amagaron con votar a favor de la suspensión de las primarias que impulsó el gobernador Mariano Arcioni, en la legislatura votaron en contra. Las diferencias, incluso, se plasmaron en cruces entre referentes nacionales de ambas fuerzas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias