martes 29 de noviembre de 2022 - Edición Nº1455

Interés General | 21 nov 2022

Lunes sin carne

La alimentación vegana se transfiere en salud y en cuidado del medioambiente

El mercado nacional de productos a base de plantas ya no es un proceso emergente, es una realidad innegable. En el país de la carne, donde bandereamos orgullosos la calidad de la materia bovina, se ve un acompañamiento a la tendencia mundial y muestra un fuerte interés en el consumo “Plant-Based”.  


En apenas un espasmo, la alimentación a base de plantas creció de manera exponencial. Si antes de la pandemia esta cultura estaba asomando, después de ella tomo fuerza y acarreó con esas preocupaciones de saber qué es lo que estamos comiendo.    

                                                                                                                                     

Según los resultados de los últimos estudios de UVA (Unión Vegana Argentina) la población vegetariana y vegana de la Argentina creció de un 9% a un 12% donde quienes predominan son las mujeres con el 52% en un rango de 35 a 49 años. Dentro de estos datos sumamos los de la consultora Ecolatina donde registran por tercer año consecutivo una disminución del promedio de la ingesta de carne animal, quedando por debajo de los 100 kilos por habitante.                                                       .                                                                                                                                                                                                                     

En este nuevo mundo podemos notar un gran espectro de opciones que van desde las más clásicas: -Veganismo o Vegetarianismo- hasta las más radicales -Sexetarianos-. Y también se suman nuevas alternativas para aquellos que tiene una dificultad mayor para sacar de raíz los animales de sus comidas evocando el flexitarianismo, una dieta que deja de forma paulatina la ingesta de carne.                                                                         .                                                                                                                                                                                                   

Claramente es el mercado, que hace unos años estaba marginado, el que está creciendo y ve provechoso este auge de conciencia alimenticia.        

                                                                             

En la Argentina hay unas 1200 compañías en este rubro y son 150 las que lograron exportar.  Las empresas de esta industria crecieron un 35% en 2021 y factura $110.000 millones anuales a lo que se espera que crezca 45% en los próximos dos años y generar aun mas de los 30.000 puestos de empleos  que hay hoy en día (12.000 son directos). 

                                                                

El interés hace que las innovaciones tecnológicas tomen protagonismo en esta área y claro es el ejemplo de “Biba” productora de una bebida vegetal desarrollada a través de un consorcio entre el CONICET y cuatro universidades nacionales ubicadas en la provincia de Buenos Aires. Un producto a base de quínoa que aporta varios tipos de vitamina (A, D2, E, B12) y calcio, logrando una bebida con múltiples beneficios nutricionales.                                                                                                                                                                              .                                                                                                                                                                                                          

A medida que pasa el tiempo los mitos se derrumban, la ciencia banca la parada y se consolida cada vez más los cimientos de esta cultura. Ya no hace ruido el hecho de que no se quiera ingerir algún producto animal y el abanico de oportunidades alimenticias para satisfacernos es cada vez más generoso. Hay opciones veganas en los restaurantes, en las góndolas y en las parrillas se ven verduras sin que haya ningún escándalo.  

 

Por supuesto que hay debates y críticas, inclusive dentro de la misma comunidad, pero el veganismo ya es moneda corriente. Habrá que discutir si está bien o no que los veganos acepten a los felxitarianos, si están de acuerdo con los “Plant Based” que rechazan por igual el consumo de alimentos de origen animal, pero difieren en el consumo en general y la militancia que implica. Pero la “revolución silenciosa” (como la llaman) ya está en marcha, y de acá en adelante lo único que nos queda es crecer.                                                   . 

 

Por Ivan Fernández                                                                                                                                                                                                       .                                                                                                                                                        

 *Fuente: Asociacion de Productores A Base de Plantas Argentina.                                   

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias