miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº1393

Nacional | 9 ago 2022

Economía

El campo fue el sector más beneficiado desde el 2019

Si bien no bajaron las retenciones, los prestamos baratos, la devaluación y la guerra hicieron que los grandes productores tuvieran ganancias extraordinarias.


El Gobierno vuelve a ceder ante el campo y no en la baja de las retenciones como protestan los productores agricolas, sino que a través de beneficios como prestamos a tasas negativas que rondan entre un 20% y un 30%, eso produjo que las cosechas no se liquiden esperando una devaluación mayor para incrementar los intereses y las grandes ganancias. Se le prestaron unos 357 mil millones de pesos y por no vender la soja esta semana, el Banco Central perdió unos US$770.000.000. 

 

Las maniobras del Gobierno para satisfacer las necesidades del campo a cambio de que liquiden las cosechas, por el momento parece no dar frutos. Es cierto que en la Argentina el panorama cambia de un día para el otro, pero parece inevitable que la necesidad extrema de que ingresen dólares hoy sea a través del campo principalmente por la exportación de la soja. Se le este pidiendo por favor que coseche cuando tuvieron beneficios en creditos super baratos y que además puedan comprar dólares sin limites de sus ventas a un tipo de cambio oficial. Ni siquiera con todas esas herramientas fueron capaz de vender lo producido. 

 

Todo hace pensar que los grandes productores y las multinacionales que se encargan de girarlo al exterior tienen un único proposito para el país, que es desintegrarlo y que solo un signo político dirija al país a base de sus necesidades. Los 357 mil millones de pesos salieron de bancos públicos estatales, como el Banco Nación y el Banco Provincia, entre otros. Las tasas son a un 30% anual aproximadamente, cuando según consultoras en este 2022 dicen que la inflación va a estar en un 90%. 

 

Todo el dinero prestado no fue invertido en la compra de insumos o maquinarias, sino que fue utilizado solo una parte, con la otra parte compraron dólares, y no se invirtió para agrandar las cosechas. Solo fue utilizado solo para especular y así forjar una devaluación mayor y liquidar a futuro. 

 

Este Gobierno no solo que le dio muchos beneficios al campo, sino que le otorgo prestamos "regalados" practicamente, donde esos miles de millones de pesos no fueron invertidos, sino que fueron utilizados para dañar la economía del país. 

 

El cambo de Sergio Massa en el Gobierno parece no haber cambiado el rol o el pensamiento de los grandes productores, sino que en la primera semana de agosto cuando se esperaba que se liquiden las cosechas, no lo hicieron y del Banco Central salieron 770 millones de dólares para importaciones como la energia, insumos para empresas y compras de billetes en el mercado legal. 

 

El anuncio del nuevo ministro de Economía de que se iban a exportar productos agricolas por 5 mil millones de dólares parece no comenzar, por lo que las reservas vuelven a  bajar y la incertidumbre en el país vuelve a crecer. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias